miércoles, 21 de agosto de 2013

Nunca has existido.
Te riego me riego en el umbral de las flores.
La vida. La ventana. Mi cabeza suspendida y los frutos de los árboles en mi piel.
Nunca has existido.
La miel. A cucharadas.
Me seco te secas como una raíz demasiado extirpada.
Nunca has existido.
Nos pudrimos. 
Existimos. 

3 comentarios:

  1. se podría leer también de abajo hacia arriba

    ResponderEliminar
  2. Plas, plas, plas....me gusta, para mi habla de lo dulce y efímero del amor, de lo duro del olvido y de como a pesar de todo te hace sentir vivo. No se si era tu intención pero para mi es lo que me gusta, no solo que tu digas algo, sino que cada uno pueda hacerlo suyo de un modo u otro.

    eMe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que tengamos la misma visión del poema.

      Eliminar